Crea tu propio libro electrónico

Utiliza nuestra aplicación para mezclar relatos y hacer tu propio libro personalizado. Es sencillo y tan sólo tardarás unos minutos. Para ti o para regalar.

Relatos por separado Compra uno o más relatos por separado o añádelos a una selección de relatos para hacer un libro personalizado

Medium 9788483935736

Lengua desconocida

José Maria Merino Editorial Páginas de Espuma ePub

Lengua desconocida

 

Las nubes han dejado asomar el sol un momento, la placita parece haberse hecho mayor de repente, y la ola de luz hace resaltar entre el césped un alineamiento irregular de losas sucesivas, con palabras grabadas en la misteriosa lengua del país. Voy pisándolas, una tras otra, leyendo con esfuerzo esas inscripciones ininteligibles. Las losas terminan en otra losa más grande con una gran cruz, y desde ella se inicia otro camino sinuoso de losas con cruces grabadas en ellas, griega, aguzada, potenzada, flordelisada, horquillada, patada, recruzada… que voy pisando también mientras las cuento, una, dos, tres, cuatro, cinco, seis… Estoy a punto de llegar a la última, cuando veo a la mujer que cruza la plaza y se acerca corriendo, agitando los brazos en un ges­to disuasorio, gritando palabras que tampoco entiendo.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935965

Leyes

Microlocas Editorial Páginas de Espuma ePub

Leyes

 

La que muestre su pelo recibirá cien azotes. La que muestre su piel, morirá. Ella se desnudó y se soltó la melena. Una melena tan espesa que solo fue condenada por la primera causa. Mejor, mucho mejor, desobedecer dos veces.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935620

Homúnculos

Juan Jacinto Muñoz Rengel Editorial Páginas de Espuma ePub

Homúnculos

 

Me escogieron como portavoz del grupo de expedición porque era la única mujer capaz de manejar los rudimentos de un lenguaje auxiliar de nivel seis.

En concreto, querían que fuese una mujer porque, si bien los individuos de aquella especie eran hermafroditas, todos y cada uno de ellos, sorprendentemente, se encontraban en ese momento en un avanzado estado de embarazo. Les dije que yo nunca había sido madre ni sabía lo que era tener un hijo dentro. Pero mis superiores insistieron en que los manuales de primer contacto eran claros al respecto.

Nunca olvidaré aquella primera reunión con su comité de bienvenida. Recuerdo que a todos los miembros de la expedición se nos erizó la piel cuando supimos que eran los fetos, los seres nonatos alojados en sus vientres, quienes nos hablaban mediante aquellos cuerpos, torpes y desgarbados como enormes marionetas, y dominaban aquel mundo sin necesidad de ni siquiera tocarlo.

También recuerdo el estremecimiento de horror que sacudió a aquellos pobres seres de la galaxia NGC 772, cuando supieron que nuestros embriones se abrían paso a través de nuestros cuerpos, salían al exterior más allá de la carne, y nos controlaban por el resto de nuestras vidas desde fuera.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935620

Tortura

Juan Jacinto Muñoz Rengel Editorial Páginas de Espuma ePub

Tortura

 

Lo aprehendimos en las dunas del norte, en el desierto de los nopales púrpura.

Desde entonces lo tenemos atado a una silla, en las bodegas de la nave. Es insensible al dolor físico. Tampoco me oye; cuando comencé a gritarle cerró los oídos con una membrana transversal. Sin embargo, parece que los ojos no los puede cerrar, los tiene siempre abiertos. Así que ahora no tendrá más remedio que ver lo que estoy a punto de hacerme con este cuchillo.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

Animus, finibus

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Animus, finibus

 

En la biblioteca de Wurzburg monseñor Scheps halló en 1885 los manuscritos de Prisciliano, obispo de Ávila y quemado en la hoguera por hereje. Prisciliano sostenía que Satanás –humillado por Dios– decidió crear una nueva raza a su imagen y semejanza. Un mundo que fuera en sí mismo una blasfemia, un remedo obsceno de la obra divina. Para salvar a esa estirpe maldita Dios envió a su Hijo, quien murió en vano por los pecados de una raza condenada

Prisciliano fue ejecutado en Tréveris en el 385 después de Cristo. Los teólogos que le condenaron enloque­cieron. Mil quinientos años más tarde, monseñor Scheps se suicidó en los jardines de la biblioteca de Wurzburg.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos