Crea tu propio libro electrónico

Utiliza nuestra aplicación para mezclar relatos y hacer tu propio libro personalizado. Es sencillo y tan sólo tardarás unos minutos. Para ti o para regalar.

Relatos por separado Compra uno o más relatos por separado o añádelos a una selección de relatos para hacer un libro personalizado

Medium 9788483935828

Cigarras

Pablo Andrés Escapa Editorial Páginas de Espuma ePub

Cigarras

 

«Que por Pascua», pide una voz, «resuciten las cigarras».

Y Amparo las trae en los oídos cuando vuelve de ver los páramos, que quieren verdear bajo las nubes. Amparo viene rezando por tallos firmes, por la salud de los hijos que se alimentarán de espigas. Y pide, según se corona una cuesta, por los campanarios que tocan a misa de Resurre­c­ción: para que las campanas sean una fiesta, como las alas de las cigarras que saben bajar el cielo con su música. De su canto está el hambre desterrada y toda necesidad salvo la de que el tiempo pase. Amparo quiere que sea ya verano y que el viento esparza el polvo que exhala el trigo volteado, como un suspiro de oro. Y en seguida poner mesa y mantel blanco donde el pan tenga bueno el acomodo.

Las cigarras llevan las tardes prendidas de sus alas. Erigen memorias que detienen el curso del sol y dictan labores donde no existe la necesidad, ni las ganas de ver el mundo como es. Hasta alumbran páginas doradas por las que corren los metales enterrados. En el siglo primero del mundo lleva cigarras en los oídos el romano que atiende al relato de un soldado, venido de algún confín remoto del imperio. Y de regreso a su villa, envuelta en pinos musicales que adormece el mar, escribe de otro modo lo que ha oído: «Vencidos los bosques sagrados que el dios guarda, atrás los ríos que borran la memoria, alzados a montes segurísimos donde antes llegarían las olas del océano que las armas del romano, viven hombres rústicos cuyo suelo mana bermellón y oro bajo la uña ardiente del caballo». Entonces suspende la escritura para seguir oyendo a los insectos que forjan, altos sobre las playas, imperios hegemónicos.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935309

Madrinas de guerra

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

Madrinas de guerra

 

–Con frecuencia oímos que los animales de compañía nos producen un efecto liberador y relajante –comentó lord Cheddington–. Sin embargo muy pocas veces oímos que puedan trasmitirnos emociones intensas. ¡Cómo íbamos a oírlo, si ni siquiera les reconocemos capaces de ellas! Después de la Gran Guerra –añadió tras una pausa– se celebró en París una reunión entre familiares de caídos de ambos bandos. Parece que ya desde el primer día una joven muniquesa, prometida del teniente alemán que montaba el caballo Peter de que antes se ha hablado, sintió una profunda simpatía hacia la viuda de un teniente de nuestro ejército, precisamente el que montaba la yegua andaluza de nombre Silvia. Las dos jóvenes hablaron y pronto descubrieron que el novio de la primera y el esposo de la segunda, el alemán y el inglés, habían muerto en la misma acción y que acaso cualquiera de ellos podía haber sido el causante de la muerte del otro. Lo cierto es que congeniaron mucho más allá de lo que se considera una simple amistad. Desde entonces y hasta su muerte vivieron juntas en una desviación de su impulso amoroso absolutamente fantástica.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935736

La memoria confusa

José Maria Merino Editorial Páginas de Espuma ePub

La memoria confusa

 

Un viajero tuvo un accidente en un país extranjero. Perdió todo su equipaje, con los documentos que podían identificarlo, y olvidó quién era. Vivió allí varios años. Una noche soñó con una ciudad y creyó recordar un número de teléfono. Al despertar, consiguió comunicarse con una mujer que se mostró asombrada, pero al cabo muy dichosa por recuperarlo. Se marchó a la ciudad y vivió con la mujer, y tuvieron hijos y nietos. Pero esta noche, tras un largo desvelo, ha recordado su verdadera ciudad y su verdadera familia, y permanece inmóvil, escuchando la respiración de la mujer que duerme a su lado.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935743

La Casa del Terror

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

La Casa del Terror

 

Felipe se negaba a entrar en la Casa del Terror pero sus amigos le arrastraban. Él protestaba, aunque se dejaba llevar. «He tenido muy malas experiencias», decía. Literalmente le subieron al trenecillo, le pagaron incluso la entrada y entre bromas y risas, haciendo mofa de sus aprensiones, entraron en el túnel.

El primero en salir huyendo fue el individuo que, disfrazado de espantajo, daba escobazos a los viajeros. Luego los demás, el que hacía de momia, el que hacía de vampiro, el que hacía de bruja, el que hacía de esqueleto fosforescente. El colmo fue ver salir huyendo también al conductor del trenecillo.

Los pasajeros, ya solos, miraron entonces a Felipe y también salieron corriendo. Éste, detrás de sus amigos les gritaba: «Os lo había dicho».

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935347

Factor sorpresa

Ronaldo Menéndez Editorial Páginas de Espuma ePub

Factor sorpresa

 

Steven y Bill respiraron fuerte para darse aplomo. Palparon por última vez las pistolas bajo las gabardinas, expulsaron el aire de sus opacos pulmones y entraron en el banco humeando anárquicamente con sendos cigarrillos bogartianos. Sabían que la ley antifumadores en este caso no iba a ser un problema.

Sonaron. Por supuesto que sonaron esos fastidiosos pitidos de las barras sensoras encargadas de declarar a los cuatro vientos la irrupción en el local de armas de fuego, trombones, teodolitos, sables de samurái, llaves inglesas y otros objetos heterodoxos. Notó Bill, en el instante en que sus ojos exploraban lo que estaba a punto de convertirse en su ámbito laboral, cómo una señora gorda salía del banco en el preciso momento en que ellos entraban. La mano de la mujer sostenía una correa en cuyo extremo se debatía educadamente un animal rosado, considerable, de áspero pelambre, hocico agudo y tronchado en dos orificios nasales, de donde salían esos sonidos guturales tan frecuentes en una cochiquera. Si Bill no hubiera decidido que se trataba de un perro, pudo haber pensado que era, simple y llanamente, un cerdo.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos