Crea tu propio libro electrónico

Utiliza nuestra aplicación para mezclar relatos y hacer tu propio libro personalizado. Es sencillo y tan sólo tardarás unos minutos. Para ti o para regalar.

Relatos por separado Compra uno o más relatos por separado o añádelos a una selección de relatos para hacer un libro personalizado

Medium 9788483935859

Enanos en el jardín

Pedro Ugarte Editorial Páginas de Espuma ePub

Enanos en el jardín

 

De Elsa yo sabía lo que puede saber un hombre de su esposa: algo menos cada día. Y como llevábamos más de diez años casados, estábamos a punto de convertirnos en unos perfectos desconocidos. A veces, en la cocina, me quedaba mirándola. Elsa hacía algo muy concreto, preparar unas croquetas, doblar unos calcetines, y yo me preguntaba de repente quién era, cómo se llamaba, qué estaba haciendo allí. Entonces sentía miedo. Pero esa desagradable sensación apenas duraba un instante. Enseguida lograba reponerme e ingresaba de nuevo en la doméstica y confortable certidumbre de las cosas (preparar unas croquetas, quizás unos filetes; doblar unos calcetines, quizás unas camisas). Elsa hacía alguna pregunta distraída, algo referido a la cena de los niños o a los planes para el fin de semana, y yo sabía la respuesta, y todo recobraba su tranquilizadora y leal normalidad.

La convivencia matrimonial puede obrar ese prodigio: vivir pegado a una persona pero olvidarte de ella poco a poco, sentir que cada día es más difícil reconocerla, percibir cómo la sucesión de las estaciones, el devenir de las mareas, algo que tiene que ver con los planetas, o con los porcentajes de humedad, o con las leyes atmosféricas, va apagando un fuego antiguo. Es difícil de explicar: se parece a una lenta evacuación, como si lo que al principio fuera un almacén de agitados sentimientos se hubiera vaciado y ahora los recuerdos del pasado ocuparan el mismo espacio pero no lo hicieran con la misma intensidad; como si, por muchos recuerdos que hubiera ahora, en el viejo almacén quedaran demasiadas baldas vacías. Los recuerdos tienen menos densidad que los sentimientos, por eso la vida de los viejos es infinitamente más leve, más ligera; por eso los viejos se van diluyendo poco a poco, mientras que la vida de los jóvenes tiene la consistencia de los metales pesados.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935606

Palacio de muñecas

Patricia Esteban Erlés Editorial Páginas de Espuma ePub

Palacio de muñecas

 

En el interior de la célebre casa de muñecas de la reina Mary, sentados a la mesa en el enorme salón dorado y rosa, cuatro muñecos cenan en silencio. Una de las muñecas infantiles, evidentemente vestida de pequeña princesa, se cansa del sonido monótono de los tenedores y pregunta a su padre, el muñeco monarca, por el estruendo que se escucha allá afuera, al otro lado de la casa de muñecas de cinco metros que es su hogar desde siempre, y que sacude el cristal de los ventanales con una llamarada. Son fuegos artificiales, querida, replica el padre sin levantar la vista del pudin. En el exterior, siguen cayendo bombas sobre los edificios. El impacto de una de ellas estropeará levemente el tejado del palacio de muñecas y se colarán esquirlas en el piso más alto, aquel desván al que las niñas de porcelana tienen prohibido acercarse.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935415

Metaliteratura

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

Metaliteratura

 

–¿Doctor le puedo hacer una consulta telefónica?

–Claro.

–Soy el escritor que prepara un libro de trescientos treinta y tres microrrelatos que yo llamo cuánticos ¿se acuerda?

–Perfectamente. Usted soñaba que se hundía a sesenta y cinco metros de la orilla cuando nadaba huyendo de un naufragio.

–Exacto, doctor.

–¿Y qué le pasa ahora?

–Lo mismo, doctor. Ahora me hundo a cuarenta y cinco metros de la orilla.

–Dígame una cosa: ¿cómo se le ocurren las ideas para los cuentos?

–Mientras paseo con mi perra por el monte, un largo paseo de hora y media. Llevo una libretita y un lápiz y voy anotando cuanto se me ocurre.

–Pero estos días de atrás que ha llovido tanto ¿no ha interrumpido su paseo?

–Sólo cuando ha diluviado.

–De ahí el sueño del naufragio. Lo que le angustia es que no pueda acabar el libro por culpa del agua.

–¿Usted cree?

–Ya verá cómo, cuando salga usted de nuevo al monte, se le vuelven a ocurrir ideas. Ya no le queda nada.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935965

Mujer con adjetivos

Microlocas Editorial Páginas de Espuma ePub

Mujer con adjetivos

 

Ser una mujer violín, cuya melena afine silencios y peine sinfonías. Teñirse de castaño indígena y que el cabello saque la salvaje que hay dentro. Enredar besos púrpura en la cintura mientras los rizos carmesí doblegan otro cuerpo. Abandonarse con el más plomizo de los pelos. Y escoger, seguro, un azabache lápida.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935965

Vientos

Microlocas Editorial Páginas de Espuma ePub

Vientos

 

Dicen los científicos que el aleteo de una pequeña mariposa en Centroeuropa puede desatar un huracán devastador en la costa japonesa, o un tifón en el Índico. Lo dicen sin saber la insoportable carga que supone este conocimiento para infelices como yo. Porque, si un humilde lepidóptero puede conseguir tales logros agitando sus alas transparentes, pienso, qué no serás capaz de provocar tú al remover tu melena inacabable, domadora de vientos, océano de olas negras. Te despojas del sombrero al llegar a la playa y siento los primeros acordes de un terremoto en Singapur, el suelo zumba bajo mis pies cuando te apartas el flequillo y me sonríes. Corres por la orilla, juguetona, salpicándome, «Venga, vamos», mientras en el Kalahari se desata una tormenta de arena de proporciones bíblicas. Y qué puedo hacer yo para frenar este desastre, medito, si solo soy un simple meteorólogo y tu pelo, una ciclogénesis explosiva. No puedo resistirlo más. Entro contigo en el agua y, sin remordimiento, desencadeno el tsunami que nos arrastrará a los dos.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos