23 relatos
Medium 9788483935002

BOTÁNICA DEL CAOS

Ana María Shua Editorial Páginas de Espuma ePub

BOTÁNICA DEL CAOS

«Introducción al Caos

 

La tierra es informe y está desnuda pero no vacía. No vemos su desnudez porque nos ciega piadosamente la palabra. Antes y por detrás de la palabra, es el caos.

El lenguaje nos consuela con la falsa, platónica certeza de una Mesa que representa todas las mesas, un concepto de Hombre que antecede a los múltiples hombres. En la realidad multiforme y heteróclita sólo hay ocurrencias, la babélica memoria de Funes.

Cuando un niño dibuja por primera vez una casa que nunca vio pero que significa todas las casas, ha conseguido escapar a la verdad, se ha tapado los ojos para siempre con las convenciones de su cultura y sale del caos, que es también el Paraíso, para entrar al mundo creado.

La poesía usa la palabra para cruzar el cerco: se clava en la corteza de palabras abriendo heridas que permiten entrever el caos como un magma rojizo.

En esas grietas, en ese magma, hunden sus raíces estas brevísimas narraciones, estos ejemplares raros. Pero su tallo, sus hojas, crecen en este mundo, que es también el Otro.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935187

Encuentro con Leila

Ana María Shua Editorial Páginas de Espuma ePub

Encuentro con Leila

 

Estaban por todas partes, sobre todo en el centro y en la peatonal. Ahora las calles comerciales eran Güemes y Alem, pero él había insistido en alojarse cerca de la plaza Colón. Por todas partes. La Boston resistía, o mejor dicho, una sucursal de la Boston, que ahora era una cadena. En esa zona los negocios exhibían en sus vidrieras solamente souvenirs baratos, higrómetros violetas con forma de pez, collares de caracoles, chafalonía de metal y piedras brillantes, sandalias de plástico, pobreza. En la rambla de la Bristol se venían cuerpos oscuros, sudorosos, pantalones de gimnasia con la raya blanca al costado, trajes de baño viejos, deslavados, pelos duros y lacios, teñidos de amarillo. Por todas partes. Hernán se acordó de los monstruos en ese cuento de Cortázar. Pero no se llamaba «los monstruos»… Cómo le había costado a Cortázar explicar que no era el autor el que pensaba así, sino su personaje. La ropa de los jóvenes se había uniformado y sin embargo se los reconocía, como siempre. Por ellos había militado, por ellos vivía en Madrid desde el año 1976. ¿Ellos? ¿Ellos y nosotros? ¿Desde cuándo? El Provincial y el Casino estaban igual que siempre, por lo menos de afuera.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935187

Como una buena madre

Ana María Shua Editorial Páginas de Espuma ePub

Como una buena madre

 

A mi tío Lucho, a cambio de Caperucita

 

Tom gritó. Mamá estaba en la cocina, amasando. Tom tenía cuatro años, era sano y bastante grande para su edad. Podía gritar muy fuerte durante mucho tiempo. Mamá siempre leía libros acerca del cuidado y la educación de los niños. En esos libros, y también en las novelas, las madres (las buenas madres, las que realmente quieren a sus hijos) eran capaces de adivinar las causas del llanto de un chico con sólo prestar atención a sus características.

Pero Tom gritaba y lloraba muy fuerte cuando estaba lastimado, cuando tenía sueño, cuando no encontraba la manga del saco, cuando su hermana Soledad lo golpeaba y cuando se le caía una torre de cubos. Todos los gritos parecían similares en volumen, en pasión, en intensidad. Sólo cuando se trataba de atacar al bebé Tom se volvía asombrosamente silencioso, esperando el momento justo para saltar callado, felino, sobre su presa. El silencio era, entonces, más peligroso que los gritos: ese silencio en el que mamá había encontrado una vez a Tom acostado sobre el bebé, presionando con su vientre la cara (la boca y la nariz) del bebé casi azul.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935187

Una sesión de tomas

Ana María Shua Editorial Páginas de Espuma ePub

Una sesión de tomas

 

Vio aparecer las líneas desdibujadas por los errores de color, las caras desanimadas, pálidas, las figuras confundiéndose con el fondo, todo virado al triste verde, al verde moho, se maldijo a sí mismo por no haber renovado los químicos, las pasiones intensas, por no tirar a tiempo lo que parece vivo y está muerto, fingir, ahorrar, durar, y como siempre que estaba en el laboratorio, sonaron el teléfono y el timbre al mismo tiempo.

Atendió el teléfono, un momento por favor, y salió a abrirle la puerta a Valentina sin preocuparse por la invasión de luz, las copias estaban perdidas de todos modos. Por ahorrar en revelador y trabajar con productos vencidos, hay errores que no esperan la muerte, pecados que conllevan su castigo en este mundo. Si su asistente seguía llegando a cualquier hora, iba a tener que darle las llaves del estudio o echarla. Probablemente darle las llaves. Valentina era muy joven y trabajaba por una suma ridícula. Sopesó las dos posibilidades, sus ventajas y desventajas mientras atendía el teléfono, escuchando a medias la voz filosa de Alba, no necesitaba prestar atención.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935187

Auténticos zombis antillanos

Ana María Shua Editorial Páginas de Espuma ePub

Auténticos zombis antillanos

 

En un cuento de Andersen, los Zapatos de la Suerte cumplen los deseos de quien los lleve puestos y esa realización trae desdicha. Cuando alguien se atreve a desear, en forma simple y directa, ser feliz, recibe la muerte. No porque los zapatos mágicos hayan fallado, sino todo lo contrario: porque la felicidad exige la anulación de los deseos.

Disneyworld, para muchas familias latinoamericanas, es la representación misma del deseo y la ilusión. El viaje al Paraíso se ofrece como premio en infinitos (porque se reproducen y renuevan) concursos infantiles. Acceder al Paraíso es una exhibición de prosperidad, el resultado de un golpe de suerte, una promesa de parientes ricos, una fantasía imposible para los pobres.

En el mundo real, Disneyworld es un parque de diversiones grande y hermoso. Para quien no espera o imagina otra cosa, es un lugar de placer. Pero no es el Paraíso. Los adultos lo saben: los chicos no. Por eso, a partir de cierta edad, les resulta decepcionante.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos