46 relatos
Medium 9788483935231

Idiosincrasia limeña I (microrrelato en 10 planos y un instante)

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Idiosincrasia limeña I (microrrelato en 10 planos y un instante)

 

1. Un tipo camina delante de mí charlando con una mujer.

2. Para esquivar una farola, se baja de la estrecha acera.

3. Sólo poner un pie sobre el asfalto, suena un terrible bocinazo y el tipo salta como un felino

4. mientras una destartalada combi pasa rugiendo a pocos milímetros de su cuerpo,

5. acompañada del berrido que le lanza el conductor: ¡Huevóóóóónnnnn!

6. Tras aterrizar de nuevo ante mí, como un gimnasta después de realizar su ejercicio,

7. el tipo me mira y dice con una enorme sonrisa:

8. Uf, casi me convierto en estadística.

9. La mujer ni se inmuta.

10. Siguen paseando.

 

 

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

Elegido para la gloria

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Elegido para la gloria

 

Soy el falso personaje que sigue los pasos del nombre.

Don DeLillo, Ruido de fondo

 

 

Nadie recuerda de quién fue la idea de bautizarle con ese nombre, ni tampoco las razones que explican una decisión tan extraña a la tradición familiar, donde todos los hombres se habían llamado desde siempre José, Juan o Luis. Podría apuntarse, eso sí, una posible justificación, no por inventada menos verosímil: sus padres, poco apegados a tan atávicas costumbres, y dado que el niño debía heredar obligatoriamente no sólo sus vulgares apellidos sino también un origen y una situación modestos, habrían querido insuflarle con tal apelativo cierta esperanza de superación. Sea como fuere, lo que en verdad consiguieron es que el pobre Ulises Pérez García fuera un completo infeliz, pues nunca supo adecuar tan épico nombre con su vida, que siempre estuvo sometida a la vulgaridad y el prosaísmo.

Desde niño, Ulises fue consciente de que su nombre era algo más que las seis letras que lo formaban. No conocía a nadie que se llamase como él y eso le hacía sentirse especial. Una sensación que aumentó al descubrir sus orígenes literarios: desde que fue capaz de leerla, la Odisea se convirtió en su libro de cabecera. Y no sólo por la fascinación que le causaron las aventuras de su tocayo griego, sino porque llamarse como el héroe homérico le hacía sospechar (de la manera en que podía hacerlo su tierno cerebro infantil) que había de conseguir grandes gestas en su vida. Una idea que también alentaron sus padres, aunque nunca imaginaron la forma en que Ulises trataría de hacerla realidad.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935231

El tesoro de los incas

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

El tesoro de los incas

 

Una foto, un dólar, señor, una foto, un dólar. La frase me persigue como un estribillo, calle abajo. La niña que la pronuncia también. Y la pequeña llama (¿o es una alpaca?) que trota tras ella, ajena –por ahora– a nuestra batalla.

Acabo de explicarle que no le debo nada, que no le he hecho ninguna foto. Pero ella sabe que miento. Y eso que he tratado de ser sigiloso: he aprovechado que la niña parecía distraída mientras negociaba con un grupo de turistas yanquis (One photo, one dollar), para retratarla junto a su llama (o su alpaca).

La niña no es la única que ofrece ese servicio por las calles de Cusco. Desde que he entrado en la Plaza de Armas me han asaltado –ya lo esperaba– otras dos niñas, cada una acompañada por una llama (o una alpaca), una señora muy entradita en años (su llama –o su alpaca– parecía tener su misma edad y su mismo gesto de hartura vital), una pareja de mujeres algo más jóvenes que la anterior (estas cargaban crías de llama –o de alpaca– en bandolera, como si fueran bebés) y una vendedora de fruta. Y todas vestidas –como diría la guía que llevo en el bolsillo de la chaqueta– al modo tradicional.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

La vida natural

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

La vida natural

 

Queridos papá y mamá:

 

Siento haber tardado tanto en escribiros. Espero que estéis bien. Sé que mi decisión de trasladarme al campo no os hizo mucha gracia, pero tras un año en el frente pensé que era lo mejor. No diré que sea fácil, pero la vida natural, la disciplina y el trabajo duro son un gran estímulo. Al principio, lo reconozco, temí no acostumbrarme: echaba de menos los cafés, los restaurantes, las salas de cine... Pero vivir en el campo está resultando muy satisfactorio. Y tampoco he renunciado del todo a los pequeños placeres: en los días señalados, mis compañeros y yo organizamos fiestas a las que incluso asisten algunas chicas de la vecindad (antes de que te inquietes, mamá, decirte que siempre me porto como un caballero). Incluso hemos formado una pequeña orquesta para amenizar los bailes.

Cada día nos depara una nueva sorpresa. Y ahora que ya ha pasado lo peor del invierno y la primavera empieza a notarse, es un placer muy grato levantarse pronto y respirar el aire puro del bosque, la fragancia del tomillo, mientras amanece sobre las montañas cercanas. Lamentablemente, hay días en que el viento cambia y arrastra hacia nosotros el humo de las chimeneas. Pero eso ocurre muy pocas veces.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

Más allá

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Más allá

 

Para Ana, que lo salvó

 

El amanecer los alcanza en plena discusión. Los ánimos están algo exaltados.

 

El escéptico: Sigo pensando que te lo inventas. El otro lado no existe. Son cuentos de viejas para asustar a los niños y a los imbéciles.

 

El creyente: Y yo te digo que los he visto. Una vez, fugazmente. Pero son horribles. Nada nos une a ellos...

 

El asustadizo: Basta. No quiero seguir escuchándoos. Esas son cosas con las que no hay que jugar.

 

El incauto: Pues yo he leído que es posible comunicarse con ellos. Podríamos probarlo...

 

Un ruido llega desde el pasillo. Todos se desvanecen en el aire.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos