46 relatos
Medium 9788483935354

Sincronía

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Sincronía

 

Para Ángel Olgoso

 

Hace unas semanas mi espejo empezó a retrasar. Me había colocado ante él, como siempre, para afeitarme y tuve la impresión de que mi imagen no iba acompasada con mis movimientos. No me equivocaba: el espejo devolvía mis gestos con un ligerísimo atraso. Como era el único que había en casa pensé que iba a ser un engorro tener que afeitarme a ciegas, así que salí y compré otro que funcionase bien.

Pero no he tirado el espejo rebelde. De vez en cuando siento la necesidad de sentarme ante él y comprobar si coincido, por fin, con mi reflejo. Pero eso nunca sucede. Y entonces cronometro cuánto tarda en aparecer mi imagen. Una imagen que viene del pasado (hoy el retraso es ya de una hora) y en la que me veo sentándome frente al espejo y mirándolo (mirándome) fijamente. El resto del espectáculo ya no me interesa: verme sentado ahí, inmóvil, durante muchos minutos resulta ridículo, y al mismo tiempo inquietante. Entonces me levanto y me miro en el otro espejo, donde todo está en sincronía. Y respiro feliz.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935231

Zona de penumbra

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Zona de penumbra

 

 

 

Para H.P.L.

 

 

 

Tercer día en Cusco. Son las nueve de la mañana, he dormido bien y he desayunado mejor. Me siento en plena forma: perfectamente aclimatado a la altura y con todos los sistemas funcionando sin problemas (dejando aparte los ligeros achaques que vienen de fábrica). Hoy mi objetivo es visitar las ruinas de Saqsaywamán. Me he informado en el hotel y se puede ir a pie, pero se tarda una hora y siempre por cuesta bastante pronunciada, pues el lugar se encuentra a doscientos metros por encima de Cusco. O lo que es lo mismo, a 3600 metros sobre el nivel del mar. Mejor tomar un taxi, como me acaba de aconsejar la recepcionista.

Mientras ascendemos por una carretera llena de curvas, leo lo que dice mi guía. Parece que no se sabe a ciencia cierta qué hubo en Saqsaywamán. El significado del topónimo quechua tanto puede ser «Halcón satisfecho» como «Cabeza jaspeada», lo que tampoco ayuda mucho. A pesar de su apariencia de fortaleza, no se utilizó militarmente, salvo por Manco Inca, que se atrincheró allí en 1536 cuando intentó reconquistar Cusco a los españoles. El lado sur es un muro de 400 metros de longitud. El frente principal mira al norte y está protegido por un conjunto de tres niveles de plataformas de 200 metros de longitud rodeados de murallas en zigzag, que simbolizaban tres círculos diferentes: Cay Pacha, el mundo de los hombres, Hanan Pacha, el mundo de los dioses, y Ukhu Pacha, el mundo interior de la tierra. En la plataforma superior hay restos de tres torres macizas y una imagen del sol, probable centro de culto u observatorio astronómico. De las tres torres, la más importante es la del oeste, Muyu Marca, que estaba formada por varios niveles y tenía una altura de 20 metros. Ante la triple muralla se extiende la Gran Explanada de las lanzas o Chuquipampa, que desde 1985 está decorada con una enorme cruz de madera en recuerdo de la misa que allí celebró Juan Pablo II. No hay manera de que el lugar descanse tranquilo.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

Elegido para la gloria

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Elegido para la gloria

 

Soy el falso personaje que sigue los pasos del nombre.

Don DeLillo, Ruido de fondo

 

 

Nadie recuerda de quién fue la idea de bautizarle con ese nombre, ni tampoco las razones que explican una decisión tan extraña a la tradición familiar, donde todos los hombres se habían llamado desde siempre José, Juan o Luis. Podría apuntarse, eso sí, una posible justificación, no por inventada menos verosímil: sus padres, poco apegados a tan atávicas costumbres, y dado que el niño debía heredar obligatoriamente no sólo sus vulgares apellidos sino también un origen y una situación modestos, habrían querido insuflarle con tal apelativo cierta esperanza de superación. Sea como fuere, lo que en verdad consiguieron es que el pobre Ulises Pérez García fuera un completo infeliz, pues nunca supo adecuar tan épico nombre con su vida, que siempre estuvo sometida a la vulgaridad y el prosaísmo.

Desde niño, Ulises fue consciente de que su nombre era algo más que las seis letras que lo formaban. No conocía a nadie que se llamase como él y eso le hacía sentirse especial. Una sensación que aumentó al descubrir sus orígenes literarios: desde que fue capaz de leerla, la Odisea se convirtió en su libro de cabecera. Y no sólo por la fascinación que le causaron las aventuras de su tocayo griego, sino porque llamarse como el héroe homérico le hacía sospechar (de la manera en que podía hacerlo su tierno cerebro infantil) que había de conseguir grandes gestas en su vida. Una idea que también alentaron sus padres, aunque nunca imaginaron la forma en que Ulises trataría de hacerla realidad.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935231

Idiosincrasia limña III (Anarchy in Peru)

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Idiosincrasia limña III (Anarchy in Peru)

 

 

 

 

 

 

Se puede fumar, pero está prohibido.

 

 

 

(Letrero colgado en una pared del Bar Don Lucho)

 

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935231

MACHU PICCHU

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

3. MACHU PICCHU

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos