46 relatos
Medium 9788483935231

Idiosincrasia limña III (Anarchy in Peru)

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Idiosincrasia limña III (Anarchy in Peru)

 

 

 

 

 

 

Se puede fumar, pero está prohibido.

 

 

 

(Letrero colgado en una pared del Bar Don Lucho)

 

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

Demasiada literatura

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Demasiada literatura

 

Para Luisa Valenzuela

 

Cuarto día de vacaciones en Galicia y las cosas han empezado a tomar un extraño cariz. Algunos dirán que es una simple coincidencia, pero no deja de ser sorprendente que en los tres hoteles en los que hemos dormido (Ribadeo, Lugo y Muxía) nos hayan dado la habitación 201. Como queriendo quitarle importancia, Marta dice que parece una situación sacada de una novela de Paul Auster. O de Vila-Matas, apunto yo. Demasiado azar.

Decidimos pasar la cuarta noche en Santiago. Tras varias llamadas infructuosas, conseguimos una habitación en un hotel del centro. Dedicamos el día a recorrer la Costa da Morte y llegamos a nuestro destino a las diez de la noche. Sé que parecerá imposible, pero nos dan la 201. Si en las ocasiones anteriores la coincidencia nos hizo reír, ahora la casualidad resulta excesiva. E inquietante. Inventamos una tonta excusa y pedimos otra habitación. Pero –no podía ser de otra forma– esa es la única que les queda libre. Nos miramos en silencio. Ambos sabemos que no hay otra opción: es tarde, estamos muy cansados y en estas fechas no va a ser tan fácil encontrar otro hotel. Y dormir en el coche está descartado. Aceptamos la 201. Subimos en silencio. Meto la llave en la cerradura y abro la puerta con un escalofrío. Marta aprieta mi mano. Con un rápido movimiento enciendo la luz y miro a ambos lados, esperando que suceda lo inevitable. Pero no ocurre nada. Todo es absolutamente normal. Maldita realidad.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935231

Todo tiene un final

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Todo tiene un final

 

 

 

Break on through to the other side.

The Doors

 

 

 

Tras situarse en la pista que le han asignado, el avión empieza a acelerar para el despegue.

El viaje ha terminado. Hay que volver a casa, regresar al otro lado del espejo.

Las últimas horas en Lima las has ocupado –no podía ser de otro modo– en un banquete con los amigos. Otro más. Anticucho, choritos a la chalaca, lomo saltado y un cebiche colosal. Palabras mágicas. Todo regado con varias Cusqueñas y unos piscos para brindar (emoción contenida) y prometer un pronto regreso.

Y sin tiempo para más, te has metido en un taxi. Y con él, una última zambullida en el delirante tráfico limeño, que te ha sonado también a triste despedida.

Casi sin darte cuenta has llegado al aeropuerto, has pasado por el control de pasaporte, has embarcado y esperas que el avión empiece a moverse.

Justo en el momento de despegar, te asomas por la ventanilla. Sabes que no puede ser, pero trotando sobre la hierba que bordea la pista ves a una pequeña llama (sí, es una llama). Y en el efímero instante en que pasas junto a ella, el animal te mira. Una visión fugaz. E imposible.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

Locus amoenus

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Locus amoenus

 

Para Miguel Ángel Zapata,

que sabe de lluvias e inundaciones

 

La tarde es deliciosa. Tras un largo día de calor, una leve brisa refresca el ambiente. Sentado en un banco del parque, disfruto a solas y en silencio de un momento casi perfecto.

El cuerpo de la niña se estrella a mi lado con su característico ruido de fruta madura. Miro hacia arriba. El segundo cuerpo –el de un niño esta vez– cae unos instantes más tarde, a pocos metros del banco. Después cae otro, y otro más. La tormenta ha empezado.

 

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935354

Más acá

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Más acá

 

Oscuridad.

 

Una pequeña lámpara se enciende y su escasa luz sólo deja ver la mesita sobre la que reposa y, junto a esta, una silla. Un hombre joven irrumpe en el espacio iluminado. Se le nota intranquilo. Tras mirar a su alrededor con movimientos rápidos, se sienta en la silla. Con gesto concentrado, rompe a hablar:

 

Hombre joven: Espíritu, si estás ahí, da dos golpes.

 

En el silencio de la habitación resuena un único golpe. La lámpara se apaga.

 

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos