143 relatos
Medium 9788483935545

La habitación maldita

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

La habitación maldita

 

 

Llegué sin reserva porque para eso soy cliente habitual, pero no quisieron darme la única habitación que les quedaba. A regañadientes me entregaron la llave y se ofrecieron a buscarme una suite en otro hotel de la cadena, mas yo estaba muy cansado y subí sin hacerles caso.

La decoración no era la misma de las otras habitaciones: las paredes estaban llenas de crucifijos y los espejos apenas reflejaban mis movimientos. Recién cuando me eché en la cama reparé en la pintura del techo: un Cristo viejo y enfermo que me miraba sobrecogido. Me dormí con la inexplicable sensación de sentirme amortajado.

Un clavo de frío me despertó, y junto a la cama una mujer de niebla me dijo con infinita tristeza: «¿Por qué has sido tan imprudente? Ahora te quedas tú». Desde entonces sigo esperando que venga otro, para despertarlo con mis dedos de hielo y poder dormir de una vez.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

Los visitantes

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Los visitantes

 

 

Enterados de que en mi vieja casona tenía un cuarto de huéspedes, de todos lados del mundo llegaban gorrones para quedarse y disfrutar de las procesiones, verbe­nas, ferias y romerías de la ciudad. Y como estro­peaban los muebles, saqueaban la despensa y se bebían mi whisky, un día mandé colocar un azulejo ténebre y barroco:

 

En esta habitaçión fueron degollados más de cien niños a manos de la secta de los Trajanos, adoradores del diablo que fueron enviados a la hoguera en el Auto de Fe de 1617. Los inquisidores de la çiudad mandaron grabar esta lápida para perpetua reprobaçión de sus crímenes. Lavs Deo

 

Al principio me divertí contemplando cómo huían despavoridos, pero tras ellos se fueron los criados, los amigos y hasta los vecinos. Yo fui el último en marcharme, cuando el jesuita rumano me dijo que no había nada que hacer. Estropeaban los muebles, saqueaban la despensa y se bebían mi whisky.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

Los yernos

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Los yernos

 

 

Me encanta contemplar mis libros en las estanterías, acariciar sus lomos y meter la nariz entre sus páginas como si realizara una fantasía pecaminosa. Debo tener casi diez mil, atesorados desde la adolescencia y leídos sin pausa a través de los años. ¿Habrá placer más grande que poner nombre, fecha y lugar de compra en la primera página de un nuevo libro? Mi biblioteca es el atlas de mis lecturas, la memoria de mi caligrafía y el itinerario de mis conocimientos.

Cuando las niñas eran pequeñas sacaba un libro al azar y les explicaba dónde lo había adquirido, a qué edad lo había leído y cómo había influido su lectura en mi vida. Ellas reían y prometían cuidarlos mucho, pero ahora han crecido, se han puesto muy guapas y la casa se me ha llenado de moscones. No me importa que alguno de esos maleducados le meta mano algún día a mis hijas. Es ley de vida. No. Lo que no me deja dormir es que encima arramplen con la biblioteca.

Me sulfura suponer que dentro de veinte o treinta años un yerno la tire a la basura para hacerle sitio a un televisor más grande. «¿Hasta cuándo vamos a guardar la biblioteca del empollón de tu padre?», chillarán. Ay, mis libros, mis viajes, mi memoria. Por eso cogí un cuchillo y me escondí en el garaje hasta que salieron esos maleducados. No se dieron ni cuenta.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935378

La katana verdiblanca

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

La katana verdiblanca

 

Y es por eso que hoy vengo a verte,

sevillista seré hasta la muerte.

La Giralda presume orgullosa

de ver al Sevilla en el Sánchez Pizjuán.

«El Arrebato», Himno del Centenario

 

I

 

Aquel cable de la Agencia Efe sacudió como un terremoto a todas las redacciones de deportes: «Japonés de noventa y tres años solicita ayuda para viajar a Sevilla y cumplir última voluntad de su maestro: esparcir sus cenizas en el estadio Sánchez Pizjuán».

La peña sevillista de Coria del Río fue la primera en reaccionar, y ante su llamado se movilizaron las peñas de Alanís, Burguillos, Santiponce y Las Pajanosas. Cuando la noticia saltó a las primeras planas de todos los diarios locales, la directiva del Sevilla Fútbol Club emitió un comunicado anunciando que pondría todos los recursos de su sociedad deportiva «a disposición del sevillismo japonés». ¿Quién decía que no había hinchas del Sevilla fuera del área metropolitana sevillana?

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935378

Tsunami de Sanlúcar

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Tsunami de Sanlúcar

 

¿Un comodín ideológico el langostino? (¿El penaeus

kerathurus?). Sí. El langostino tiene esa facultad:

ser igualmente apreciado por los políticos de la izquierda,

de la derecha y del centro, por no extender el análisis

de la admiración universal por el langostino al vegetarianismo

no radical, al rito social del matrimonio o las inauguraciones

de peñas flamencas, pues el langostino parece gozar de un

sólido consenso como factor de armonización antropológica.

Felipe Benítez Reyes, El Ocaso y el Oriente

 

I

 

El jefe de gabinete del Consejero estaba pasando fatiguitas. La Junta de Andalucía se había gastado una pasta en organizar la presentación del langostino de Sanlúcar en Manhattan, y, aunque no era ni la una del mediodía, ya no quedaba ni un solo político, periodista o empresario neoyorkino en el Starlight Roof del Waldorf Astoria.

–Pero ¡qué pasa, coño! ¿Los guiris nunca comen? –quería gritar el jefe de gabinete.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos