143 relatos
Medium 9788483935545

Halloween

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Halloween

 

 

En el trastero de casa encontré esta máscara de hombre lobo que tanta sensación ha causado en la fiesta. Fue ponérmela y sentirme con fuerzas de bailar hasta el alba como una criatura endemoniada en noche de brujas.

Las chicas no saben quién soy y me miran con deseo, como si algo indescifrable excitara a las lobas que llevan dentro. Yo gruño y las olisqueo por el cuello y los escotes, y ellas se entregan y se refriegan contra mi cuerpo, sensuales como hembras en celo. Ya he perdido la cuenta de las que me he cepillado en el coche.

Vuelvo a la fiesta y elijo a mi próxima presa: esa rubia disfrazada de Campanilla que ya se me acerca pelliz­cándose los pezones. No he tenido que bailar para traér­mela al coche y apenas ha gritado. No era rubia.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

Que nadie las despierte

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Que nadie las despierte

 

 

Nada me produce más horror que volver a casa de madrugada por cualquiera de esas flamantes autopistas que circunvalan mi ciudad. Los carteles fosforescentes me infunden un sosiego adormilador, y las luces de los coches se disuelven líquidas en la cremosa oscuridad. Me hipnotiza ese veloz resplandor que engulle las líneas blancas de la autovía y me pregunto si acabaré en la cuneta o contra los pilotes que reverberan gelatinosos, casi difuminados por los pinceles de mis párpados.

De pronto pienso en las niñas y me enderezo, me abronco, me pellizco. Ellas desean verme al despertar, y si muero mientras duermen les condenaría a una feroz vigilia de pesadillas. Pero el sueño en la carretera me envuelve con redes sutiles y bostezo como los túneles o cabeceo al viento como las soñolientas adelfas, cuajadas en la insoportable monotonía de las regueras. A lo lejos brilla turbia la ciudad y en la duermevela busco las farolas de mi calle, la luz del portal de casa, la lámpara de mi mesilla de noche...

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935163

Mal negro es el congo

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Mal negro es el congo

 

No mereció menor cuidado en tierra la insolente osadía con que en los contornos de Lima insultaban los caminos unos serviles bárbaros, negros, que fugitivos de sus amos habían hecho crecer su tímida acogida a defendida población de la especie de aquellas que llaman comúnmente palenque en estos reinos.

Pedro Peralta y Barnuevo, 1714

 

He oído que allá en el sur hay una gran rebelión. Topa Amaro, creo, un indio señorón que alza bandera contra el Rey y que quiere que indios y negros le apoyemos porque todos somos peruanos. Quieres irte con él, ¿no es cierto? Créeme a mí que ya soy viejo y no te voy a engañar. Los negros no somos peruanos, eso está bien para los indios. Tú eres terranovo, hijo de terranovo y negra lucumi; tú no tienes tierra ni más historia que la que te dieron tus padres y tu sangre es como la de tus abuelos, que fueron terranovos puros. El indio vive con el español y el español vive del indio, ¡que ellos sean peruanos, pues! Nosotros no somo libres, otra cosa somos... ¿Cómo?... Eso dices tú, que no sabes cómo es ser libre. Yo te voy a contar qué se siente, te diré lo que pasó en Huachipa allá por 1712 o 1713. No importa si no me recuerdo el año, total, no he olvidado ni los rostros ni los nombres.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

Del Bestiario del cementerio de fray Antonio Fuente la Peña

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Del Bestiario del cementerio
de fray Antonio Fuente la Peña

 

 

«Duende de leche: Pequeña alimaña nocturna que sólo se alimenta de los dientes más tiernos de los niños muertos. Son animales débiles y asustadizos, a menudo devorados por ratas, gusanos y otras criaturas de los camposantos. Se engendra en la putrefacción de los cadáveres y todo lo que roe queda inficionado de su olor. Tiene la cabeza pequeña; los ojos muy vivos y perspicaces; el hocico largo y puntiagudo, adornado de unos bigotes o mostachos de pelo fuerte, a modo de cerdas; los dientes agudos; las orejas tiesas; el pelo blanco y la cola en carne viva y larga. Es animal muy astuto, industrioso y sagaz; pero tan temeroso y cobarde, que de cualquier ruido se turba y espanta, y siempre anda como acechando y a escondidas. Se requiere dispensa eclesiástica para domesticarlos y hay edicto de la Inquisición contra alquimistas y boticarios, que los cazan para sus transmutaciones y fórmulas magistrales. Entre los villanos se le conoce como ratón de leche, mus lactis, y se considera herejía temeraria ofrecerle los dientes de leche de los niños a cambio de protección».

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

El deseo

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

El deseo

 

 

«¡Pide un deseo!» –dijo la tía Carmen– y yo pedí que resucitara abuela y soplé las velas. Todos se quedaron callados y mamá comenzó a llorar, porque echa de menos a la abuela y siempre está con los ojos rojos. Mi papá me ha castigado y se ha llevado a mamá al cine para que se ponga tranquila, pero yo también extraño a la abuela porque me contaba cuentos y me preparaba dulces. Por eso pedí el deseo, para que volviera a casa y mamá deje de llorar. Qué contenta se va a poner cuando la encuentre en su cama, toda llena de gusanitos.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos