143 relatos
Medium 9788483935163

Mar del Sur

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

Mar del Sur

 

... y ansí juró por una señal de cruz que siruió con el dicho capitán don alonso de uarillas en la jornada de Veragua y Tierra Firme asta quel dicho capitán don alonso de uarillas desapareçió en aquellas tierras en el año de mil y quinientos nueue.

«Probanza de Gaspar de Morales»,

Archivo General de Indias, Sevilla, 1516

 

En 25 de setiembre de 1513, tomé posesión en nombre de Su Magestad desta Mar del Sur y puse una cruz sobre una roca questá en sus aguas y que los yndios diçen ques el demonio.

«Carta de Vasco Núñez de Balboa»,

Archivo General de Indias, Panamá, 1514

 

 

 

Sé que robar y matar no son negocios de buen cristiano, mas mi conciencia está tranquila porque lo fice en nombre del Rey y en el de nuestra santa religión católica, y ya se sabe que los monarcas recompensan con largueza el valor de sus criados. ¡Sin ventura yo!, no es justo que a mí, Alonso de Varillas, descubridor del Nuevo Mar Océano, me encadenen así de ordinaria manera. Mas algún día seré libre y por ello debo guardar memoria de mis fazañas, para solicitarle a Su Majestad una gobernación y un adelantamiento. ¡Ay, si fuera ingenioso en letras! Pero no importa. A cambio de una escribanía en mi futura gobernación, ningún bachiller se negará a facerme una Relación. ¡Sí!, ya me parece verla: Relación de los sucesos que le acaecieron al adelantado don Alonso de Varillas en el descubrimiento y conquista del Nuevo Mar Océano de las Indias Occidentales. Oh, suena fermoso. Debo, pues, una vez más, facer escrutinio de mis andanzas.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

El cuarto de huéspedes

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

El cuarto de huéspedes

 

 

En casa había un cuarto de huéspedes que siempre estaba cerrado porque era de los huéspedes. Las camas estaban hechas, los cajones perfumados, la alfombra sacudida y las toallas preparadas. Mamá entraba todas las mañanas para que siempre estuviera en orden, porque los huéspedes son imprevisibles y nadie sabe cuándo pueden llegar de nuevo.

Durante las noches oíamos ruidos y bajábamos corriendo deseando ver a los huéspedes, pero el cuarto seguía cerrado y mamá nos mandaba de nuevo a la cama. ¡Pobre mamá! No le gustaba nada hacer las camas, perfumar los cajones, sacudir la alfombra y preparar las toallas por culpa de los huéspedes.

Qué nervios los huéspedes. Nadie sabe cuándo llegaron. Nadie sabe cuándo se van a ir.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

El horror en los sueños

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

El horror en los sueños

 

 

Hay pesadillas que nunca nos abandonan y que envejecen con nosotros, añadiéndole al terror primigenio los temores de la edad, las heridas del amor y el dolor de la experiencia. De niño soñaba que me seguía un hombre con las manos en los bolsillos y que esas manos delataban su naturaleza monstruosa: patas de pollo, dedos de lombrices o hierros retorcidos. Con los años aquel hombre ha cambiado muchas veces de rostro, espantándome de nuevo con su horror antiguo. Otra pesadilla es la de la mujer que se ríe bajo la máscara china. De niño me aterraba ignorar quién era y ya de mayor me inquieta sospechar quién es. Pero la peor es la del leprosorio: cuando era niño descendía a la cueva para ayudar a Ben-Hur a encontrar a su madre, temiendo en realidad descubrir a la mía. Ahora en mis sueños le pido a Judá Ben-Hur que baje solo, porque sé que mi madre se pudre ahí abajo y no deseo que salga.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935705

En el batimóvil, con miss Graciela

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

En el batimóvil, con miss Graciela

 

 

 

...la Mary me besó el estómago, el ombligo, muy despacio, muy suavecito, sin apretar, y me desató el cordón del pantalón de pijama, y me pidió que me acostara bien, que me estirase, que ya era hora de dormir, y me metió la mano por el pijama como si tuviera miedo, y yo de pronto me di cuenta de que tenía empinado el alfajor...

Eduardo Mendicutti

 

 

 

Las clases que más me gustan son Inglés y Caligrafía. Después de Inglés tenemos recreo y la sister Thomas nos deja golpear la carpeta de contentos, pero en Caligrafía viene la miss Graciela y a mí me pasa como que pongo la cara de Popeye cada vez que Olivia le da un beso, porque a mí me gusta mucho la miss Graciela. Y además es más bonita que Olivia porque tiene tetas y sus piernas parecen de propaganda de Beautyform.

Mi mamá y mi tía Lucy, y mi tía Merce y mi tía Carmen, siempre dicen que «qué chico tan buenmozo», pero después yo las he escuchado decir que los señores buenmozos tienen ojos azules y el pelo rubio. Yo tengo el pelo negro como Tony, el de El túnel del tiempo y a mí él sí que me parece muy buenmozo. A veces me miro en el espejo y pongo la cara de Tony para que la miss Graciela se dé cuenta, pero ella como si nada. El otro día me regañó porque le llevé a sacar punta a mi lápiz tres veces y me dijo que a mi mamá no le iba a hacer gracia que no me duraran los lápices. Yo sólo la quería ver de cerquita porque ella sí es rubia y tiene los ojos azules. Como Judy, la de Perdidos en el espacio.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935545

El horóscopo

Fernando Iwasaki Editorial Páginas de Espuma ePub

El horóscopo

 

 

Antes de disparar restalló en mi memoria aquel men­saje definitivo que leí en el periódico: «Tenga cuidado con esa persona de su entorno que se propone arruinar todos sus planes». Pero de pronto ella se volteó y sin darme tiempo a reaccionar me clavó un cuchillo en el corazón. Nunca debí dejarle el periódico. Ella también era Tauro.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos