360 relatos
Medium 9788483935743

En el confesionario

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

En el confesionario

 

Sin esperar a oír el primer pecado, le dijo que tenía que solicitar su perdón, que no le bastaba con haberse confesado él también. Le dijo que cada vez que ella venía a contarle sus pecados, él se excitaba y comenzaba a tocarse, así que por Dios le rogaba que eligiera a otro confesor, que no volviera a él, se lo suplicaba de rodillas, con lágrimas en los ojos, por el bien de su alma. La mujer salió de la iglesia a toda prisa y él, aunque avergonzado, sintió un gran alivio. A la mañana siguiente atisbó a través de la rejilla que ella de nuevo se acercaba y se inclinaba ante él. «Ave María Purísima», oyó que decía ella. «Sin pecado concebida», contestó él, ­atacado de una excitación incontenible.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935743

El mejor profesional del mundo

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

El mejor profesional del mundo

 

Ansiaba ser el número uno en su profesión de payaso. Recordaba haber visto en los noticiarios cómo el gran Flipás, con su madre de cuerpo presente, había trabajado tarde y noche al lado de su compañero Tibrás haciendo reír a los niños. Recordaba cómo las lágrimas surcaban las pinturas de su rostro, flanqueando la nariz postiza del tamaño de un tomate, mientras arrancaba de la trompeta un sonido dulzón que después de las risas ponía en casi todos un nudo en la garganta. Él sería más que Flipás. En un descuido de su compañera estranguló a la hija de ambos, de sólo siete meses, y salió a la pista. «¿Cómo están ustedeeeess?», preguntó como hacía siempre entre los aplausos de los niños, mientras a duras penas reprimía una primera lágrima que engordaba en el cerco negro de sus ojos.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935415

El faro de Alejandría

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

El faro de Alejandría

 

La puesta en marcha del nuevo faro de Alejandría fue un gran alivio para la navegación nocturna. A la luz del día, sin embargo, el efecto resultó demoledor pues empezaron a multiplicarse los naufragios. El intendente del puerto descubrió que el faro, una de las siete maravillas del mundo, era tan magnificente que distraía la atención de los pilotos.

 

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935415

Una película muy aburrida

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

Una película muy aburrida

 

Me lo relató el encargado de un cine. A él se lo había contado el chico de la cabina. Las distribuidoras alquilaban las películas en paquetes cerrados, las buenas junto a las malas, de modo que el exhibidor estaba obligado a proyectar también las que el público rechazaba. Una noche entraron en la sala dos o tres espectadores que a la media hora se habían marchado incapaces de soportar la película. El operario de cabina, que se había dormido, sintió que alguien le tocaba en el hombro. Asegura que era el actor principal. Había salido de la pantalla, atravesado la sala de butacas y subido a la cabina para despertarle: «Muchacho, corta la proyección y vete a casa que nadie nos está viendo», le dijo.

 

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935743

Venganza instantánea

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

Venganza instantánea

 

El joven Arwo odiaba al alcalde Sukid, del que decían que tenía alma de tigre. La sabiduría de los Vedas sostiene que si un hombre y un tigre mueren al mismo tiempo, el alma del hombre corre peligro de ser devorada por la del tigre, tomando su lugar en la transmi­gración. Cuando Arwo cumplió quince años salió al campo, armado. Mataría al tigre, al fin y al cabo una manera de matar a Sukid. Vio a la fiera y la dejó acercarse. Preparó el arco y disparó la flecha. El tigre saltó hacia él en ese instante. Pensó que había marrado y el corazón le falló. Pero la flecha llegó al corazón del tigre que también murió. Las dos almas se encontraron en el aire y la del tigre fue más rápida.

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos