2204 relatos
Medium 9788483935620

Razones

Juan Jacinto Muñoz Rengel Editorial Páginas de Espuma ePub

Razones

 

Cuando los asesinatos de mujeres se llegaron a hacer habituales en la prensa diaria, dijeron haber descubierto la hormona homicida responsable de la violencia de género. Después, dijeron que un laboratorio había sintetizado hacía tiempo la sustancia, y que era posible que algunas personas de oscuras intenciones la hubieran estado suministrando diluida en la bebida, en el café. Más tarde, por fin, se hicieron públicos los documentos que revelaban los detalles de la primera fase experimental de un plan de invasión alienígena.

Pero no.

No era nada de eso.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935606

Indulto

Patricia Esteban Erlés Editorial Páginas de Espuma ePub

Indulto

 

Papi y mami han venido de la calle con la abuelita nueva que les pedí. Están muy contentos, y cada vez que hablan se escapa de sus bocas una nube de vapor helado. Te gusta, cariño, dice papi, no las había con el pelo más blanco, y eso que recorrimos la calle del albergue de arriba abajo. Yo me pongo a dar brincos en el salón. Mi nueva abuela lleva un lazo rojo muy bonito en el cuello, pero no habla, sólo abre mucho los ojos y me aprieta la mano con sus dedos flacos, mientras yo le enseño el piano de cola y el árbol, tan grande que las puntas de la estrella rozan el techo. Le arreglo el lazo del cuello, que se le espachurra todo el tiempo, y le doy muchos besos para que vea lo cariñosa que soy, aunque la pobre huele un poco como los paraguas cerrados. Arrastro a mi abu a mi habitación, le explico la esquina de la cama donde debe sentarse por las noches a leerme un cuento. Pero como sigue sin hablarme empiezo a pensar que igual es un poco tonta, me aburro y la llevo al balcón. La dejo encerrada un rato para que se airee. Al pasar, veo que papi está en el aseo, llenando la bañera de agua muy caliente y que en la cocina mami afila el cuchillo de trinchar el pavo.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935231

Universos paralelos

David Roas Editorial Páginas de Espuma ePub

Universos paralelos

 

 

 

Where is my mind?

The Pixies

 

 

 

Definitivamente, estoy perdido. Llevo una hora dando vueltas y más vueltas por las oscuras calles del barrio de Miraflores, pero mi hotel no aparece. Y sé que está cerca.

Al salir de la discoteca Tequila he consultado mi mapa y, aunque las distancias en Lima engañan (todo en esta ciudad es demasiado grande), un rápido cálculo me ha hecho ver que en poco más de media hora podía llegar a la calle San Fernando, donde me espera mi hotelito, La Casa Azul. Esa zona del barrio es una cuadrícula donde resulta sencillo orientarse. O al menos eso me había parecido al recorrerla de día.

El trayecto, además, era muy fácil de seguir, y encima discurría en parte por avenidas y grandes calles: Marina, Pershing, Javier Prado Oeste; allí debía girar en el Paseo de la República y caminar en dirección hacia el mar, para después tomar Leónidas Avellano, seguir por Reducto y Vasco Núñez de Balboa, que se cruza con San Fernando.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935699

Hasta luego, míster Salinger

Juan Carlos Méndez Guédez Editorial Páginas de Espuma ePub

Hasta luego, míster Salinger

 

El hombre y la mujer beben cerveza.

Suena el teléfono.

 

–Aló.

–Jesús ¿eres tú?

–Sí. ¿Quién habla? –responde el hombre.

–Soy yo, Edgar. Soy yo otra vez.

–¿Edgar? –dice el hombre, y la mujer sentada en sus piernas realiza una mueca de aburrimiento.

–Sí, viejo, soy yo. Perdona la hora. ¿Estabas durmiendo?

–No, todavía no.

–Claro, acá en España me dicen que la gente se acuesta más tarde. Yo tenía muchas ganas de tomarme otra copa contigo pero dejé de verte y luego alguien comentó que te habías ido.

–Sí, estoy fatigado y necesito descansar.

–Por la rueda de prensa, imagino... bueno, si quieres pos­ponemos la reunión de mañana...

–No, Edgar, no hay problema. Sería una pendejada decirte que estoy demasiado ocupado. Así que hablamos luego, si te parece.

–Claro, hermano, claro. Pero espera, sólo quería preguntarte algo...

 

El hombre saca una cajetilla de Marlboro desde su camisa. Enciende un cigarrillo después de un par de intentos y aspira una larga bocanada. La mujer le hace señas para que le regale uno.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935217

Pasos perdidos

Pablo Andrés Escapa Editorial Páginas de Espuma ePub

Pasos perdidos

 

Recibiendo el último sol del verano, que los visillos de doña Nieves distraían sobre la mesa, estaba el viejo cuaderno del historiador. Y visto así, ahora que volvíamos conmovidos y llenos de memoria del cementerio, costaba poco seguir proponiendo milagros de los que le gustaban a don Delmiro. Acaso el último era que la tarde, para despedirlo, había puesto un velo de encajes luminosos sobre su obra.

Se perdían las mujeres al fondo de la casa y me quedé solo junto a aquella mesa bendecida por el reposo y la luz. Cogí el cuaderno en las manos y fue igual que traer de vuelta a don Delmiro, verlo pasar con aquellos apuntes bajo el brazo, que es como decir con el mundo a cuestas. El valle entero con sus montes y sus fuentes, con sus rebaños y sus nubes viven detenidos en estas hojas amarillas. Pero aquí tienen otra calma y otra autoridad. Y están luego los trabajos y los días, los oficios y los nombres que resucitan de golpe, en medio de un renglón: «cuando Ovidio el herrero hizo la casa…», «cuando la riada que llevó el molino de Samuel…», «el día que se abrió la escuela de los cuarteles…».

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos