2190 relatos
Medium 9788483935149

Hacerse el muerto

Andrés Neuman Editorial Páginas de Espuma ePub

Hacerse el muerto

 

¿Por qué me gusta hacerme el muerto? ¿Se trata de una costumbre sádica, como lamentan los amigos o cónyuges más sensibles? ¿Por qué me fascina desde niño, y seguimos siendo niños, quedarme indefinidamente inmóvil, como una momia de mi propio futuro? ¿De dónde sale el agrio placer de asistir al cadáver que todavía no soy?

La explicación podría ser sencilla, y por tanto misteriosa.

Al ver el mundo mientras no miro nada, al seguir pensando sin proponerme pensar, al notar en mí, con poderosa certeza, la selva de las arterias y la montaña rusa de los nervios, no solo confirmo que sigo vivo, sino algo incluso más impresionante. Experimento la única, pequeña, posible forma de trascendencia. Sobrevivo a mí mismo. Me deshago de la muerte jugando.

Entra en casa mi hijo. Volveré a respirar.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935620

Invasión

Juan Jacinto Muñoz Rengel Editorial Páginas de Espuma ePub

Invasión

 

Hace semanas que comenzó a notar algo extraño en el comportamiento de su esposa. También ha venido advirtiendo algunos pequeños detalles y algunas actitudes inquietantes en la calle, en el trabajo, en la pajarería donde compra los roedores y las aves, allá donde vaya. Incluso en la mirada de su hijo, antes inocente como la de una criatura recién salida del cascarón, esta mañana ha descubierto con alarma el mismo brillo aterrador, la desoladora evidencia de que ya no era el de siempre.

Así que esta noche ha cogido un cuchillo afilado de la cocina y ha subido con él al dormitorio. Y ahora se aproxima a su esposa, que descansa en su lado de la cama ajena a sus intenciones. Roza su espalda con la hoja y abre un corte limpio sobre la superficie dúctil y verdosa de sus escamas. Bajo la que en efecto asoma una segunda piel insólita, rosada, y comienza a manar a borbotones la sangre caliente del pueblo invasor.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935415

Un contrato de exportación

Juan Pedro Aparicio Editorial Páginas de Espuma ePub

Un contrato de exportación

 

Vendía conservas a países árabes de economía estatalizada y tenía en su fábrica a una administrativa de muy buen ver que por dinero era capaz de casi todo. La llevó con él y la presentó como si fuera su esposa al director del comité de compras, conocido por su afición a las mujeres. Todo salió según lo planeado y el director consiguió del comité de compras un contrato muy favorable.

La argucia se supo pronto en la ciudad del fabricante, que acostumbrada a celebrar trapacerías, la acogió con general regocijo. ¡Y qué ufano se mostraba don Adolfo ante la callada y no tan callada admiración de sus paisanos!

Todo hubiera ido a las mil maravillas de no ser por la visita inopinada que quiso hacer a la fábrica el director del comité de compras. Don Adolfo puso de inmediato sobre aviso a la dispuesta administrativa, pues estaba bien seguro de lo que el moro verdaderamente deseaba.

Nada más verlo en el aeropuerto, al que don Adolfo acudió solo y sonriente, el director del comité de compras le preguntó con extrema cortesía por su mujer: «¿Qué tal está madame …?» (y aquí pronunció el apellido del fabricante según la costumbre francesa).

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935293

La mujer inolvidable

Isabel González Editorial Páginas de Espuma ePub

La mujer inolvidable

 

Nora quería ser inolvidable. Pero no como esa tapia apuntalada que rodea el parque. Las enredaderas han cubierto las vigas y forman un túnel bajo el que juegan los niños y procrean las ardillas. Si ahora arreglaran el muro y retiraran los puntales la gente se quejaría. Hace veinte años, la pared se combaba, llegaron unos hombres y colocaron esos postes provisionales. Hicieron demasiado bien su trabajo. Erradicaron la posibilidad de hacerlo bien del todo.

Se te rompe un tacón en la fiesta donde se encuentra el amor de tu vida:

A. Te las piras.

B. Tratas de caminar con normalidad.

C. Te quitas los dos zapatos.

Nora rellenaba cientos de tests de este tipo. Tan estúpidos que una opción eliminaba el resto. Ella se habría quitado los dos zapatos y habría caminado con normalidad hasta el amor de su vida para convencerle de que se las pirara con ella. Así lo hizo en cuanto tuvo la oportunidad. En cuanto cumplió los trece. Incrustó el tacón de sus sandalias entre las bisagras de una puerta, la cerró de golpe y caminó descalza hasta Octavio.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935255

Una criatura del pasado

Eduardo Berti Editorial Páginas de Espuma ePub

Una criatura del pasado

 

El bisabuelo de mi amiga T., al cumplir los noventa y cinco años, empezó a hablar únicamente en pretérito. Decía «fui al baño», se incorporaba e iba. Decía «me fui a dormir», se incorporaba e iba derecho a la cama. El anciano, afirma mi amiga, había cobrado entera conciencia de que no era sino «una criatura perteneciente al pasado».

 

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos