32 relatos
Medium 9788483935125

La aventura

Clara Obligado Editorial Paginas de Espuma ePub

La aventura

 

Para Alejandro Fernández Arango

 

Primero fue la noche turbia del smog; luego el traqueteo de las ruedas sonando sobre los baches y el asfalto, el chirriar del freno, el amarillo violento del coche frente a los ojos y, por fin, el anhelado escalón bajo el pie un poco dolorido dentro de los zapatos de domingo, los pantys dibujándole la rodilla que se dobla (como una media luna pálida), la franja de carne asomándose al tensar el brazo sobre la puerta del autobús, entre la falda y el jersey, apenas un parpadeo restallante que tal vez incite al hombre que está detrás (porque siempre hay un hombre que atrapa el destello) y luego, cuando los cuerpos se balancean de proa a popa y el autobús arranca, se siente una opresión a estribor, el aleteo de una promesa minúscula en la leve presión, y es entonces cuando ella apuesta (porque no puede ver la cara del que viene detrás) y se lo juega todo al brevísimo tacto y se retira, buscando un asiento, dejando que la aventura avance por detrás.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935125

El enviado

Clara Obligado Editorial Paginas de Espuma ePub

El enviado

 

La lluvia es una cosa que sin duda sucede en el pasado.

Jorge Luis Borges, La lluvia

 

A mi amigo Javier lo perdí en un ascensor. De eso hace mucho tiempo y, si no fuera por las analogías que pueblan mi vida, tal vez lo hubiera olvidado. Hoy lo recuerdo porque llueve, y la lluvia es siempre remota.

Voy a comenzar a contar esta historia por el principio, por aquellas tardes en las que lo veía desde el mirador de mi apartamento jugando libre en la acera mientras su madre se ocupaba de la portería. Era como verme a mí mismo, porque le dejábamos mi ropa usada, pero en él mi ropa vieja parecía nueva.

Crecí envidiando a Javier. Desde la sobreprotección de hijo de viuda rica envidiaba su independencia sin imaginar que aquella libertad no era otra cosa que abandono. No fue hasta que cumplí los doce años que mi madre me permitió bajar a la calle y jugar con él. Antes, me apercibió:

–Cuídate, no sólo de las calles, sino también de su influencia. Viene de un mundo distinto.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935316

No se acaba nunca

Javier Sáez de Ibarra Editorial Paginas de Espuma ePub

No se acaba nunca

 

El niño llevaba toda la mañana llorando. Su madre procuraba que se callase moviéndolo en la cuna; no quería cogerlo porque andaba muy atareada. Cuando el niño se dormía, volvía a sus quehaceres; pero, al poco tiempo, lloraba otra vez. Ella podía oírlo aunque estuviera en el otro extremo de la casa o en el piso de abajo, porque el llanto le llegaba a través de un aparatito que llevaba consigo.

–No sé qué demonios le pasa –se lamentó–. ¿Qué tiene este pequeñín, que no le deja hacer nada a su mamá? –Trataba de no desanimarse.

Entró en la habitación de su hijo. Había bajado la persiana, una suave luz tamizada iluminaba a medias la pared. Estaba pintada de color azul claro y colgaban máscaras, marionetas y un globo aerostático con los que el niño jugaría algún día. Cuando sintió a su madre, la criatura se puso a llorar con más fuerza.

–¡Ay! Por qué no me dejarás en paz hoy –le dijo. Lo cogió en brazos, buscó el chupete y se lo puso en la boca. Empezó a mecerlo, girando mucho la cintura y moviendo también su cuerpo de un lado a otro mientras tarareaba algo. Parecía que iba a tranquilizarse. Ella daba algunos pasitos por la habitación, marcando el ritmo.

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935125

Lenguas vivas

Clara Obligado Editorial Paginas de Espuma ePub

Lenguas vivas

 

A Armando Minguzzi y

Adriana Imperatore, mis lectores

 

–Todo nos une, le había dicho su madre, hija de españoles, no te preocupes, hablamos el mismo idioma.

Pero no fue así. Desde que había llegado de Buenos Aires vivía en dos planos, en dos niveles. Tuvo que aprender que aparcar era estacionar, prolijo quería decir detallado, un grifo no era un monstruo mitológico sin una canilla, pararse no era ponerse de pie sino detenerse, estar constipado no tenía nada que ver con los intestinos sino más bien con los pulmones y que la amiga Conchita Boluda se llamaba así, de verdad, de verdad.

Pero los peores problemas venían en la cama. Meterse en la cama con alguien en Madrid, ¿qué era? ¿Coger, follar, fornicar, joder? Coger, tan íntimo antes, tan incomprensible de este lado del Atlántico. Se coge el autobús, se coge desprevenido, se coge un resfriado. En la cama no se coge, a ver si aprendés. En la cama se jo-de.

Quiero joderte, había dicho él, a quien apenas conocía, acompañando su reclamo de un vaho alcohólico y había cazado su mano que reptaba sobre el mármol de la mesa del bar como una araña, intentando esconderse en el regazo. E insistió: jo-der-te. Ella, concentrada, cerró los ojos y tradujo: co-ger-te. Fatal, le sonaba pésimo. Prefería la palabra follar. Pero follar, que le sonaba pastoril, revolcarse sobre las hojas, vestirse de pastorcita, triscar, hollar acaso, súper Marqués de Santillana, a sus partenaires les resultaba muy fuerte y lo de fornicar, un cultismo absurdo con ecos de confesonario, una mezcla de latín y francés, ese fric-fric como de hormigas copulando (las formicas formican en el formicario): «Sí, padre, he formicado ayer también».

Ver todos los capítulos
Medium 9788483935316

Actividades de esfuerzo

Javier Sáez de Ibarra Editorial Paginas de Espuma ePub

Actividades de refuerzo

 

Con el interés de subrayar un principio de presencia activa del artista en la práctica de la performance y del espectador en la instalación, se presenta esta muestra que destaca por un apoyo cada vez más inusual y difícil a la producción de los artistas. […]

Lo relevante es la tensión del acontecimiento; el arte como ciencia del comportamiento, una vez quebrado su tradicional sentido estático.

David Barro sobre la exposición colectiva: Presencia activa. Acción, objeto y público. Vigo, 2012

 

Lee y responde:

 

1.- Une estos términos como en el ejemplo.

 

España ineficaz abierto

Privado incivilizado cerrado

Público desarrollada caro

Occidente armada democrática

Enemigo eficiente infinito

Orden útil completa

Seguridad civilizado barato

Progreso científico-técnico jerárquico

 

 

2.- Indica si las instituciones siguientes tienen

Ver todos los capítulos

Ver todos los relatos